REGLAS

De la Real Hermandad y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús El Divino Cautivo


Título I - Título, Objeto, Emblema, Insignia y Sede Canónica.
Título II - Fines de la Hermandad.
Título III - Hermanos. Obligaciones y Derechos.
Título IV - Cultos de la Hermandad.
Título V -  Estaciones Penitenciales
Título VI - Causas de Baja y Sanciones.
Título VII - Director Espiritual de la Hermandad y la Diputación Permanente.
Título VIII - Régimen y Gobierno de la Hermandad.
Título IX - Cabildos de la Junta de Gobierno y de los Capítulos Generales.
Título X - Títulos y Cargos Honoríficos.
Título XI - Recursos de la Hermandad.
Disposiciones.

 

PROEMIO


Señor nuestro y Dios nuestro.
Tus hijos, reunidos en esta Hermandad bajo tu mirada amorosa, nos disponemos a acompañarte por el camino del dolor que fue el precio de nuestro rescate. Queremos sufrir todo lo que Tú sufriste y ofrecerte nuestro pobre corazón contrito, porque siendo inocente moriste por nosotros.
Bajo tu amparo, Señor Dios Padre, nos ponemos. En tu honor, Dios Hijo y Redentor nuestro, nos congregamos. Y tu Santo Nombre, Dios Espíritu Santo, invocamos para que alientes e ilumines nuestras almas y nuestras mentes a fin de que estas Reglas por las cuales se regirá y gobernará la Real Hermandad y Cofradía de Nuestro Padre Jesús, El Divino Cautivo, sean, para tu mayor honor y gloria, el medio por el que nosotros, tus hijos, demos testimonio y ejemplo de convivencia cristiana.
Bajo la intercesión de la Santísima Virgen María, Madre Tuya y Madre nuestra, nos ponemos, y a través de Ella, te ofrecemos, Señor, el gozoso sacrificio de nuestra vida de Hermandad.
Estas son las Reglas por las cuales se regirá y gobernará la "Real Hermandad y Cofradía de Nuestro Padre Jesús EL DIVINO CAUTIVO.

 

 

TÍTULO I

Del Título, Objeto, Emblema, Insignia y Sede Canónica


Regla 1.
Ésta Hermandad se denomina "Real Hermandad y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús El Divino Cautivo". Está constituida y aprobada como Asociación Privada de Fieles en la Archidiócesis de Madrid y tiene su sede canónica en la Capilla de El Divino Cautivo, del Colegio Calasancio (R.R.P.P. Escolapios) de Madrid, calle del General Díaz Porlier, 58.
El título de Real lo ostenta por especial concesión de la Casa de S.M. el Rey, mediante disposición de fecha 21 de abril de 1991.


Regla 2.
La Imagen de El Divino Cautivo es propiedad conjunta de esta Real Hermandad y Cofradía y del Colegio Calasancio, obligándose éste a que siempre esté expuesta a la veneración de los fieles en la Capilla de El Divino Cautivo del Colegio.


Regla 3.
La Hermandad tiene por objeto la vivencia como comunidad cristiana de fe, dando ejemplo de ello, a través de todos sus actos, en la devoción al Señor bajo al advocación de nuestro Titular, siendo fin peculiar de esta Hermandad el culto y veneración de la imagen de El Divino Cautivo.


Regla 4.
El emblema lo constituye una Cruz de Malta en rojo sobre fondo amarillo, con el lema en oro "Rex Sum Ego" dentro de la Cruz, todo ello bajo la Corona Real.


Regla 5.
Nuestra insignia es un Guión rojo, recogido al rededor del varal, y en el que va superpuesta la imagen de nuestro Titular sobre un medallón de plata. Lucirá siempre en lugar preferente en todos los actos corporativos, y deberá ser acompañado por los Hermanos de vara, dándole escolta de honor.


Regla 6.
La Medalla de la Hermandad tendrá forma de capilla rectangular, de 4 por 2,5 cm, y en cuyo anverso figura la Imagen de El Divino Cautivo con el lema "Soy el Divino Cautivo", y el emblema de la Hermandad bajo Corona Real y la leyenda "Real Cofradía de El Divino Cautivo" en el reverso.La Medalla pende de un cordón blanco con nudo corredizo rojo.
Las medallas existentes a la fecha de aprobación de éstas Reglas son igualmente válidas.


Regla 7.
Todos los Hermanos tienen la obligación de asistir a todos los actos propios de la Hermandad, así como a aquellos a los que se asista en representación de la misma ostentando la Medalla.
El uso de la Medalla es una obligación y un privilegio exclusivo de los Hermanos en activo, por lo que, en aquellos casos en que, bien por voluntad propia, o bien por haber sido apartado de la Hermandad por causa justificada y según procedimiento contenido en estas Reglas, algún Hermano causare baja en ella, éste podrá optar entre devolver la medalla (en cuyo caso le será reintegrado el importe de la misma) o conservarla como recuerdo, bien entendido que no podrá usarla ni ostentarla en público bajo ningún concepto ni para ningún fin.

 

 

Título II

De los fines de la Hermandad


Regla 8.
Será fin primordial de la Hermandad la propagación de la Gloria de Dios Ntro. Señor y el provecho espiritual de los fieles, incrementando el culto público a El Divino Cautivo, conforme al espíritu del Evangelio y como enseña la Santa Madre Iglesia.
Sus fines generales son la oración, penitencia, caridad, beneficencia y obras sociales.


Regla 9.
El acto primordial de culto que organiza la Hermandad es la Santa Eucaristía, como eje sobre el que se vertebra toda nuestra Fe Cristiana.

 

 

Título III

De los Hermanos. Obligaciones y Derechos


Regla 10.
Para ser admitido como Hermano en nuestra Hermandad, se requiere ser Católico practicante y cumplir los Mandamientos de la Santa Madre Iglesia. Así mismo es preciso cumplir con los siguientes puntos: ser de probada moral cristiana, acatar la autoridad del Santo Padre a través de su Obispo y demás jerarquías eclesiásticas y no pertenecer a asociaciones u organizaciones pseudoreligiosas o religiosas no aprobadas por la Santa Sede.


Regla 11.
El Hermano acogido en el seno de la Hermandad no utilizará ésta para hacer proselitismo de ideas políticas o de cualquier otro género distinto del definido en el Título II de éstas Reglas.


Regla 12.
Hombres y mujeres son iguales en dignidad, derechos y obligaciones, sin más limitaciones que las fijadas en estas Reglas, en las Leyes Canónicas y demás disposiciones de la Santa Iglesia Católica.


Regla 13.
Todo aspirante a ingresar en la Hermandad, desde el momento de ser admitida su solicitud por la Junta de Gobierno, hasta el momento de la imposición de la Medalla tendrá la consideración de Postulante. Una vez le sea impuesta la Medalla pasará a la condición de Hermano Numerario.


Regla 14.
Aquel que reuniendo los requisitos necesarios desee ingresar en la Hermandad, deberá solicitarlo por escrito, firmando dicha petición el propio solicitante.
La solicitud será recibida por el Secretario, que emitirá un informe, el cual, caso de ser favorable, pasará a la Junta de Gobierno para su aprobación definitiva. Una vez admitido, el mismo Secretario de la Hermandad tomará nota del solicitante, inscribiéndolo como Postulante, e informará al mismo del acuerdo de la Junta, notificándole la fecha en que tendrá lugar el juramento y la imposición de la Medalla.
El acto de la jura e imposición de la Medalla tendrá lugar ante el Padre Consiliario o aquel sacerdote en quien éste delegue, con asistencia del Hermano Mayor o quien le represente y del resto de la Junta de Gobierno. El Postulante leerá la fórmula de juramento, imponiéndosele a continuación la Medalla de la Hermandad. El acto terminará con una oración del oficiante.


Regla 15.
Para atender el cumplimiento de los fines de la Hermandad, los Hermanos deberán sufragar la cuota mínima que se establezca, sin perjuicio de que, voluntariamente, puedan contribuir además a obras asistenciales, religiosas o culturales promocionadas por la Hermandad.


Regla 16.
Para todos los Hermanos son de obligado cumplimiento estas Reglas, así como la asistencia a todos los cultos y actos que celebre la Hermandad ostentando la Medalla, siendo primordial su presencia en los más importantes cultos externos, como son las Estaciones de Penitencia del Jueves y Viernes Santos. (Concuerda con la Regla 27).


Regla 17.
Los Hermanos tendrán el derecho de asistir con voz y voto, a los Capítulos Generales, tanto Ordinarios como Extraordinarios, a los que serán citados con la debida antelación.


Regla 18.
A todos los Hermanos difuntos se les aplicará una Eucaristía por su eterno descanso al menos una vez al año.


Regla 18 bis.
A todos los Hermanos que cumplan veinticinco años de permanencia en la Hermandad se les entregará un recuerdo conmemorativo en el mismo acto anual de jura e imposición de Medalla a los nuevos Postulantes. Este punto entrará en vigor a partir de la fecha de aprobación de estas Reglas.


Regla 19.
Los menores de edad podrán ser Cofrades, pero precisarán la autorización escrita de sus padres o tutores. Podrán participar en los Capítulos, con voz y no con voto. No podrán formar parte de la Junta de Gobierno de la Hermandad en tanto no alcancen la mayoría de edad.
Estos Hermanos sin derecho a voto, no serán tenidos en cuenta a efectos del cómputo necesario para solicitar Capítulo General Extraordinario.

 

 

Título IV

De los Cultos de la Hermandad


Regla 20.
La Hermandad celebrará solemnes actos durante la Semana de Pasión, que se clausurará con un Besamanos a la Imagen de nuestro Titular.


Regla 21.
Todos los primeros domingos de mes que se fijen por la Junta de Gobierno y con objeto de mantener y fomentar la devoción a nuestro Padre El Divino Cautivo, la Hermandad celebrará una Eucaristía que aplicará por sus difuntos o por cualquier otra intención que se fije.


Regla 22.
Todos los Hermanos Cofrades tienen el derecho y la obligación de velar ante el Monumento al Santísimo Sacramento en la mañana del Viernes Santo.


Regla 23.
El Viernes Santo a las 12.00 h la Hermandad celebrará un devoto Vía Crucis por el interior de la Capilla, siendo obligatoria la asistencia al mismo.


Regla 24.
Por estar constituida esta Hermandad y tener su Sede canónica en el Colegio Calasancio de las Escuelas Pías, la Hermandad y Cofradía de El Divino Cautivo adopta como Santo Patrón de los jóvenes Cofrades a San José de Calasanz, realizándose un acto solemne en el domingo más próximo a la festividad del Santo, según la celebración del Colegio Calasancio.


Regla 25.
Todos los actos religiosos de la Hermandad serán programados por la Junta de Gobierno de acuerdo con el Reverendo Padre Consiliario, o con el sacerdote en quien éste delegue, tratando de coordinarlos con los Actos propios del Colegio

 

 

Título V

De las Estaciones Penitenciales

 

Regla 26.
Las Estaciones de Penitencia constituyen los actos de culto más importantes de la Hermandad, y consisten en acompañar a nuestra Sagrada Imagen en oración y sacrificio durante su recorrido por las calles de Madrid.


Regla 27.
El Jueves y el Viernes Santo por la tarde son los días en los que la Hermandad cumple sus fines más primordiales saliendo procesionalmente con la Imagen de El Divino Cautivo según itinerario previamente fijado y aprobado por la Junta de Gobierno. Para ello acudirán los cofrades a la llamada que se les haga, constituyéndose en Cofradía en la tarde del Jueves Santo. (Concuerda con la Regla 16).


Regla 28.
En el caso de que por causas extraordinarias o de fuerza mayor no pudiera celebrarse alguna de las dos Procesiones previstas, la Junta de Gobierno, reunida en Cabildo de urgencia, resolverá según proceda. Posteriormente, dará cuenta de las resoluciones tomadas y de las causas que las motivaron ante el Capítulo General Extraordinario, reunido dentro de los treinta días naturales siguientes.


Regla 28 bis.
Todos los años se celebrará Capítulo General Extraordinario el tercer domingo anterior al Domingo de Ramos para tratar sobre los cultos de la Semana Santa, Procesiones, y todo lo relacionado con los Actos de la Hermandad en esas fechas.


Regla 29.
Por tratarse de actos públicos y solemnes de piedad y culto, los Hermanos acudirán visitiendo el Hábito de la Hermandad. (Reglas 30 y 31).


Regla 30.
El Hábito de los nazarenos deberá ser de lienzo blanco con botones rojos, con cíngulo y bordes rojos. La capa blanca con cordoncillo ribeteado en rojo, y sobre la que en su lado izquierdo figurará el escudo de la Hermandad descrito en la Regla 4. Antifaz rojo con el mismo escudo en el pecho. Sandalias carmelitas blancas y guantes blancos en las manos. En caso de llevar calcetines, estos deberán ser de color rojo. Los nazarenos que llevan el Paso de la Sagrada Imagen vestirán verdugo rojo y Hábito con cíngulo rojo. Todos los hermanos ostentarán la Medalla de la Hermandad en el pecho.
Se sugiere a los cofrades que traten de mantener en propiedad cada uno su propio Hábito, previa consulta para su confección con el Mayordomo o Camarera Mayor.


Regla 31.
Los penitentes que acompañen a nuestra venerada Imagen cumpliendo promesa, podrán hacerlo siempre que lleven el Hábito que señalan estas Reglas, excepto la capa, que es propia de los Cofrades de esta Hermandad. En ningún caso portarán las Insignias de la Cofradía, salvo caso de extrema necesidad.


Regla 32.
Ningún Hermano podrá figurar en el cortejo sin el Hábito de la Hermandad, excepto el Fiscal del Paso, que podrá optar entre dicho Hábito o traje en color oscuro.


Regla 33.
La organización de las Procesiones y Estaciones Penitenciales de la Hermandad, constituida en Cofradía la tarde del Jueves Santo corresponde a la Junta de Gobierno, que delegará en el Diputado Mayor de Gobierno, siendo éste el Teniente de Hermano Mayor. En su ausencia, la función la desempeñará el Secretario de la Hermandad y a éste le continuará el Ecónomo. En último extremo, este nombramiento podrá recaer en cualquiera de los Hermanos que, a juicio de la Junta de Gobierno, reúna las cualidades necesarias.


Regla 34.
El Diputado Mayor de Gobierno, de acuerdo con la Junta de Gobierno, podrá pedir las colaboraciones que estime necesarias. Estos colaboradores llevarán la denominación de Diputados de Tramo, y velarán por el buen orden de los nazarenos y el cumplimiento de las ordenanzas.


Regla 34 bis.


ORDENANZAS

1. Los Hermanos deben de concentrarse en el lugar designado al menos una hora antes de la hora fijada para la salida.
2. Los nazarenos están obligados a obedecer las órdenes de los Diputados de Tramo.
3. No podrán ceder su Hábito a persona alguna no perteneciente a la Hermandad, salvo con autorización expresa de la Junta de Gobierno.
4. Antes de salir a la calle e iniciar el recorrido, y para avivar el espíritu de recogimiento y devoción propio de una Estación de Penitencia, se rezará una oración dirigida por el Hermano Mayor o por la persona en quien éste delegue.
5. Los nazarenos procurarán ir en el máximo de los silencios, sin hablar con los demás Hermanos ni con el público presente. Deberán ir en orden, sin abandonar su sitio, salvo fuerza mayor y siempre con autorización del Diputado de Tramo, que atenderá su necesidad. Se guardará la distancia marcada con el que le antecede, evitando cortes en el cortejo, atendiendo las órdenes de parada y de marcha que se den a través del sonido de las matracas.
6. Todos los Hermanos de la Cofradía tienen la necesidad de subvenir a las necesidades materiales que ocasionan estas salidas, tales como el pago de los cirios, insignias, etc. En casos extraordinarios, la Junta de Gobierno podrá exonerar de este deber.


Regla 35.
El orden procesional de la Cofradía será el siguiente:
1. Abrirá la marcha la Cruz de Guía, flanqueada por un mínimo de dos faroles, uno a cada lado. Para servirla se designará un Diputado de Cruz de Guía, responsable de que la Cofradía no sufra cortes ni demoras. El Diputado de Cruz de Guía deberá ser informado previamente de los horarios e itinerarios.
2. Tras la Cruz de Guía y formando dos hileras, se situarán los nazarenos portando cirios y cruces, de acuerdo con el orden que establezca la Junta de Gobierno.
3. Entre las filas de los nazarenos y en la distancia necesaria, marcharán las Insignias, de acuerdo con su orden: Senatus, Bandera, Estandarte, Guión y Libro de Reglas.
4. El Hermano Mayor acompañará el Paso de El Divino Cautivo, ostentando la Presidencia de la Cofradía con los Hermanos que se designen y las Autoridades eclesiásticas y civiles que asistan. El Consejero Espiritual, si asistiera, acompañará al Hermano Mayor situándose a la derecha de la Presidencia.
5. El Paso irá asistido por el Fiscal del Paso, miembro de la Junta de Gobierno.
6. Abriendo marcha irá una banda de cornetas y tambores y detrás del mismo se situará una Banda de Música, siempre que la economía de la Hermandad y las circunstancias lo permitan.


Regla 36.
Todos los Hermanos deberán acudir, siempre que no haya causa importante que lo impida, para cumplir la penitencia de acompañar a Ntro. Padre Jesús El Divino Cautivo vistiendo el Hábito según las Reglas 29 y 30. Aquellos Hermanos que deseen llevar el Paso, deberán hacérselo saber al Secretario, y serán seleccionados por su probado amor a la Hermandad, procurando complacer a los peticionarios.

 

 

Título VI

De las Causas de Baja y Sanciones


Regla 37.
Son causas ordinarias de Baja en la Hermandad las siguientes:
• Baja por Fallecimiento: Cuando un Hermano tenga conocimiento del fallecimiento de otro Hermano. deberá comunicarlo a la Junta de Gobierno, con el fin de que le sean aplicados los sufragios por su alma a los que tiene derecho y dado de Baja en el Libro de Cofrades en activo.
• Renuncia voluntaria: Mediante escrito presentado a la Junta de Gobierno y firmado de puño y letra por el Hermano que desee causar baja.


Regla 38.
Constituyen causa de Baja forzosa en la Hermandad las siguientes:
• La falta de pago al acabar el año natural de las cuotas. En caso de persistir el moroso en su situación, pese a serle requerido el pago, y sin dar razón que justifique su actitud, la Junta de Gobierno podrá, sin más trámite, acordar la separación definitiva.
• No obstante el punto anterior, la Junta de Gobierno podrá, si la situación económica del Hermano no le permite afrontar estos gastos, dispensarle temporal o definitivamente de las cuotas y demás pagos, guardando absoluta reserva y discreción de cuanto haya sido expuesto por el Hermano de quien se trate.
• Si la Junta de Gobierno tuviera pruebas convincentes de que un miembro de la Hermandad ha cometido incorrecciones, falsas declaraciones, posturas ofensivas o falsas acusaciones contra otro Hermano, miembros de la Junta de Gobierno, etc. o se le encuentre culpable de maniobras desleales o de cualquier otra conducta que cause escándalo público, mofa, descrédito o murmuración contra la Cofradía o contra alguno de sus miembros será requerido para que se justifique ante la Junta de Gobierno de acuerdo al siguiente procedimiento:
1. Será citado previamente mediante carta certificada con acuse de recibo, con quince días de anticipación a la fecha de reunión. Dicha carta deberá enumerar los cargos que se le imputan. En caso de no justificarse suficientemente o de ser ciertos los cargos podrá ser excluido de la Cofradía, y prohibírsele en lo sucesivo la participación en Procesiones y actos públicos y privados de la misma.
2. Contra el acuerdo sancionador de la Junta de Gobierno, el inculpado podrá elevar recurso de reposición ante la misma Junta en el plazo de ocho días naturales.
• Lo establecido en esta Regla no obsta lo dispuesto sobre recurso en Código de Derecho Canónico.


Regla 39.
Si algún Hermano cometiese por error alguna falta, será advertido por el Hermano Mayor, que en diálogo fraterno esclarecerá los hechos corrigiendo la falta cometida.


Regla 40.
Si existiese obstinación pertinaz, el Hermano Mayor deberá sostener con el encausado una fraternal entrevista, procurando hacerle comprender el espíritu cristiano que debe prevalecer en todos los actos de la Hermandad.


Regla 41.
Las faltas se clasificarán en leves, graves y muy graves.
a) Son faltas leves las infracciones de estas Reglas o de los acuerdos de los Capítulos Generales o de los Cabildos de Juntas de Gobierno que no estén comprendidas en la clasificación de graves o muy graves, y deban ser sancionadas a juicio de la Junta de Gobierno.
b) Son faltas graves:
b.1) la infracción de las disposiciones de estas Reglas o de los acuerdos de Capítulos Generales, cuando advertido y amonestado el cofrade, persistiera en ello.
b.2) la desobediencia a cuanto disponen estas Reglas sobre el comportamiento en la Procesión, si diese lugar a ser expulsado de la misma.
c) Son faltas muy graves:
c.1) la conducta pública habitual contraria a la moral cristiana;
c.2) la asistencia a cualquier acto de culto público, externo o interno de la Hermandad de forma que de manera ostensible ofenda a los sentimientos de piedad colectivos:
c.3) la indisciplina reiterada que pueda causar perjuicios a la Hermandad o a sus miembros por la trascendencia que suponga;
c.4) la infidelidad en el ejercicio de un cargo que produzca perjuicio a la Hermandad o sea motivo de escándalo;
c.5) disponer en su propio beneficio de los fondos de la Hermandad
c.6) la adscripción o pertenencia a cualquier secta o sociedad reprobada por la Iglesia Católica, el apartarse de la comunión eclesial o el incurrir en cualquier tipo de excomunión, impuesta o declarada.


Regla 42.
Las faltas leves serán sancionadas con alguna de las siguientes medidas:
a) Con la simple amonestación del Hermano Mayor.
b) Con la prohibición de usar en actos de culto y durante el tiempo de un año, la Medalla de la Hermandad.
c) Con la prohibición de salir en la inmediata Procesión
d) Con la suspensión de los derechos de Hermano por un periodo de seis meses.


Regla 43.
Las faltas graves serán sancionadas con alguna de las siguientes medidas:
a) Con la prohibición de salir en la Estación de Penitencia por un periodo máximo de cinco años.
b) Con separación forzosa de la Hermandad por el mismo periodo, con pérdida de la antigüedad.
c) Con la suspensión de los derechos de Hermano por tiempo comprendido entre seis meses y cinco años.


Regla 44.
Las faltas muy graves serán sancionadas con alguna de las siguientes medidas:
a) Con la inhabilitación absoluta e indefinida para ejercer cargo alguno dentro de la Hermandad.
b) Con la separación forzosa de la Hermandad por un periodo comprendido entre cinco y diez años.
c) Con la separación forzosa, absoluta y definitiva de la Hermandad.


Regla 45.
Para la sanción de las faltas graves y muy graves se instruirá un expediente, previo acuerdo de la Junta de Gobierno, en el que intervendrán el Consejero Espiritual, el Hermano Mayor y el Teniente de Hermano Mayor, actuando de Secretario de esta Comisión el que lo sea de la Hermandad, todos ellos con voz y voto, a excepción del Consejero Espiritual, que sólo tendrá derecho a voz.
Dicho expediente comenzará de oficio al tener conocimiento la Junta de Gobierno de actos de algún Hermano que deban ser acreedores de las sanciones previstas en estas Reglas, o por denuncia firmada por otro Hermano. En todo caso, se oirá al Hermano expedientado y tras los trámites probatorios oportunos, y extender la Comisión su propuesta de resolución, le dará traslado al Hermano interesado para que pueda formular el descargo consiguiente.
El expediente se substanciará inspirando todo acto del mismo las normas de caridad que deben presidir la conducta de los miembros de la Hermandad. Una vez ultimado, se elevará a la Junta de Gobierno la toma de decisión. En caso del pronunciamiento por la separación o expulsión, el afectado podrá recurrir ante el Capítulo General.

 

 

Título VII

Del Director Espiritual de la Hermandad y la Diputación Permanente


1. - Del Director Espiritual.


Regla 46.
El Director Espiritual de la Hermandad lo es el R.P. Rector del Colegio Calasancio, quien podrá delegar en otro sacerdote de dicho Colegio, y cuyo cargo se denominará Padre Consiliario.


Regla 47.
El Padre Consiliario será el primero en dignidad, ostentando la Presidencia Honorífica en cuantos Cabildos y demás actos asista.
Además de las funciones que el Derecho Canónico le atribuye, será la autoridad suprema en todo lo tocante a religión, moral y buenas costumbres, siendo miembro nato efectivo de la Junta de Gobierno, con voz, voto y sitio preferente.


2. - De la Diputación Permanente.


Regla 48.
La Diputación Permanente de la Hermandad está integrada por todos los Hermanos que hayan ostentando alguna vez la dignidad de Hermano Mayor. Forma un cuerpo aparte del de la Junta de Gobierno y no está integrado en ella.


Regla 49.
La misión de la Diputación Permanente es la de asesorar y aconsejar al Hermano Mayor en ejercicio o a su Junta de Gobierno, a petición de éstos y de forma no vinculante.


Regla 50.
Todos los componentes de la Diputación Permanente tienen derecho a ostentar vara, y ocuparán sitio de honor en las Procesiones y Estaciones de Penitencia de la Hermandad.

 

 

Título VIII

Del Régimen y Gobierno de la Hermandad

 
Regla 51.
Esta Hermandad está sometida en todo a la Leyes Sinodales y disposiciones diocesanas, aceptando la intervención del ordinario del lugar o de su delegado.


Regla 52.
La Junta de Gobierno de la Hermandad estará constituida por al menos siete personas: el Padre Consiliario, Hermano Mayor, Teniente de Hermano Mayor, Secretario, Tesorero, Camarero Mayor y Fiscal del Paso. Si el Hermano Mayor lo considera necesario podrá nombrar hasta tres Diputados más, sin misión específica dentro de la Junta, y de entre los cuales, en caso de necesidad, se podrá elegir un Vicesecretario y un Contador o Fiscal.
El mandato de la Junta de Gobierno tiene una duración de cuatro años.


Regla 53.
Para poder formar parte de la Junta de Gobierno de la Hermandad se deberán reunir, como mínimo los requisitos siguientes:
a) Ser mayor de edad y reunir los requisitos propios del cargo.
b) Estar domiciliado en la Comunidad Autónoma de Madrid.
c) Ser persona de probado amor a la Hermandad, con asistencia habitual a los actos programados por ésta y frecuente colaboración en las actividades de la misma.
d) Tener un mínimo de tres años de antigüedad en la Hermandad.


Del Hermano Mayor.


Regla 54
El Hermano Mayor ostenta la máxima representación de la Hermandad en Capítulos, Cabildos, actos públicos y privados, con plena eficacia jurídica a todos los efectos y amplio poder, en cuanto haya lugar en derecho, en todo género de asuntos interiores o exteriores relativos a la Hermandad y es deber suyo el velar por el cumplimiento de los acuerdos de los Cabildos de la Junta de Gobierno.


Regla 55.
El Hermano Mayor será elegido por el Capítulo General Extraordinario de la Hermandad mediante votación entre las candidaturas presentadas y la designación corresponderá al Padre Consiliario. La duración del mandato será de cuatro años, y podrán presentarse a la reelección. En caso de no presentarse ninguna candidatura el Padre Consiliario elaborará una terna con los Hermanos que considere más capacitados y que será presentada al Capítulo General Extraordinario para su votación.
Los demás miembros de la Junta de Gobierno serán ratificados por el Padre Consiliario a propuesta del Hermano Mayor electo.


Regla 56.
El Hermano Mayor requerirá a los miembros de la Junta de Gobierno para dar cuenta del cumplimiento de las respectivas obligaciones en el momento que lo estime oportuno.


Regla 57.
Ordenará al Secretario la convocatoria de Cabildos de Junta de Gobierno, y los Capítulos Generales, Ordinarios o Extraordinarios, estableciendo el Orden del Día de los primeros. El Orden del Día de los Capítulos Generales se establecerá por acuerdo de la Junta de Gobierno.


Regla 58.
Velará por el cumplimiento del Orden del Día y de que las reuniones se hagan dentro de la mayor armonía y compostura, concediendo la palabra o retirándola. En caso de empate en las votaciones las dirimirá con su voto de calidad.


Regla 59.
Autorizará con su visto bueno los escritos, certificaciones y actas que expida el Secretario, los balances de las cuentas anuales que vayan a ser presentados al Cabildo General para su aprobación, así como todo cuanto vaya dirigido a autoridades superiores.


Regla 60.
Podrá cubrir las vacantes que se produzcan en la Junta de Gobierno. También podrá designar de entre los miembros de la Junta de Gobierno para la realización de tareas o asuntos especiales.


Regla 61.
Sin perjuicio de lo expuesto en la Regla 53 son condiciones necesarias para poder ser elegido Hermano Mayor las siguientes: contar con al menos treinta años de edad y un mínimo de cinco de antigüedad en la Hermandad, y ser presentada su candidatura con el aval de 25 firmas de Hermanos con plenos derechos.


Del Teniente de Hermano Mayor.


Regla 62.
El Teniente de Hermano Mayor colaborará directa y estrechamente con el Hermano Mayor en todos los asuntos de la Hermandad, y le sustituirá en caso de ausencia, enfermedad o vacante, teniendo las mismas atribuciones que éste mientras asuma el cargo en funciones o hasta la celebración del Capítulo de elecciones.


Del Secretario.


Regla 63.
Es el fedatario de la Hermandad, y ha de intervenir en todos los actos de Gobierno de la misma con las siguientes funciones:
a) Recibir a los nuevos Cofrades una vez aprobado su ingreso, inscribiéndoles en el Libro
correspondiente, en el que se hará constar la fecha de alta. Igualmente tomará nota de las bajas en el mismo Libro, exponiendo el motivo de las mismas.
b) Llamará uno por uno a los nuevos Hermanos, y recibirá de ellos el juramento en el acto de su ingreso e imposición de Medalla.
c) Organizará y custodiará el Archivo General de la Hermandad; guardará el sello de la Hermandad, con el que a la par que con su firma se autorizan todos los documentos de la misma.
d) Levantará acta del desarrollo de los Cabildos, de los Capítulos Generales y de los acuerdos tomados en ellos, transcribiéndola al Libro correspondiente una vez aprobada, con la relación de los Hermanos asistentes y firmándola con el Visto Bueno del Hermano Mayor.
e) Extenderá y firmará las citaciones para los Capítulos, así como los nombramientos de los Hermanos que vaya a conformar la Junta de Gobierno y los de aquellos que el Hermano Mayor designe para cubrir las vacantes que puedan producirse.
f) Al tener conocimiento del fallecimiento de algún Hermano, deberá dar parte de ello al Padre Consiliario para que le sea aplicada la Misa del primer domingo de mes que vaya a tener lugar, comunicando a los familiares del fallecido el día y hora de dicha celebración. De estas notificaciones se hará relación nominal para ser leída en el solemne Funeral que en cumplimiento de la Regla 18 se celebrará durante la Cuaresma.
g) Se encargará de la correspondencia de la Hermandad.


Regla 64.
En ausencia del Secretario, y en caso de no existir un Vicesecretario, actuará como tal el Teniente de Hermano Mayor.


Del Ecónomo.


Regla 65.
Sus competencias serán las que a continuación se señalan:
a) Llevar la administración y custodia de toda clase de bienes propiedad de la Hermandad.
b) Recaudar las cuotas, limosnas y donativos, expidiendo los recibos que sean pertinentes.
c) Atender los gastos y pagos de carácter ordinario necesarios para el buen funcionamiento de la Hermandad, precisando expresa autorización de la Junta de Gobierno para aquellos casos de carácter extraordinario, tales como reformas, restauraciones, compras no ordinarias, etc.
d) Presentar el Presupuesto anual estimativo de los ingresos y gastos de carácter ordinario o de carácter extraordinario aprobados por el Cabildo de la Junta de Gobierno, interviniendo en los contratos relativos a éstos últimos y que han de llevar el Visto Bueno del Hermano Mayor para su formalización.
e) Los fondos económicos sujetos a su custodia estarán depositados en una cuenta bancaria abierta a nombre de la Hermandad, en la que figurarán tres firmas reconocidas: la del Hermano Mayor, la del Teniente de Hermano Mayor y la del propio Ecónomo, bastando dos de ellas para la retirada de fondos, debiendo contar, en cualquier caso, con la conformidad del Hermano Mayor.
f) Abrir el limosnero, retirando los fondos que allí hubiera, contándolos y asentándolos en el libro correspondiente.
g) Llevar al día el Libro de ingresos y gastos, archivando los documentos y comprobantes que justifiquen dichos apuntes.
h) En los Cabildos de la Junta de Gobierno facilitará breve informe sobre el estado de las cuentas de la Cofradía, teniendo preparada además dicha información para emitirla en cualquier momento en que le sea requerida por el Hermano Mayor.
i) Al final de cada ejercicio económico elaborará balance general de ingresos y gastos, que presentará a la Junta de Gobierno para su aprobación y posterior presentación ante el Capítulo General Ordinario.
j) Llevará el Libro de Inventario, en el cual constarán todos los objetos, y bienes materiales propiedad de la Hermandad.
k) Al tomar posesión del cargo, tomará del Ecónomo saliente todos los objetos que han de quedar bajo su custodia; dicha entrega se hará mediante inventario que será entregado al Secretario para su inclusión en el Archivo General de la Hermandad.


Del Contador o Fiscal.


Regla 66.
El Hermano Mayor podrá nombrar, bien de entre los componentes de la Junta de Gobierno, bien de fuera de ella, un Contador, cuya función será la de fiscalizar las cuentas de la Hermandad antes de su presentación al Capítulo General para su aprobación definitiva.


Del Mayordomo o Camarera Mayor.


Regla 67.
Será la persona encargada de las siguientes funciones:
a) Se encargará del cuidado de la Imagen de nuestro Titular, de su altar, de las flores del paso antes de su salida a la calle, del mantenimiento de las insignias, mantenimiento y conservación de la intendencia de la Hermandad (hábitos, material, etc.). Para todo ello podrá contar con la ayuda de aquellos Hermanos a los que considere idóneos.
b) Tendrá a su cargo y cuidado los objetos y enseres propiedad de la Hermandad, dando cuenta a la Junta de Gobierno de aquellos casos en que se precise reparación o sustitución de alguno de ellos o de alguna parte de los mismos.
c) Aconsejará a la Junta de Gobierno sobre la adquisición de ropa, material, enseres, etc. y en general de todo aquello que sirva para el mayor lucimiento de la liturgia Cofrade.
d) Asumirá cualquier encargo relacionado con su cargo que le pueda encomendar el Hermano Mayor.


Del Fiscal del Paso.


Regla 68.
Será el responsable junto con el Camarero/a Mayor de la ornamentación del Paso de El Divino Cautivo antes de su salida a las calles de Madrid. Será, así mismo, el responsable durante la marcha y desplazamiento, cuidando de que el ritmo y movimiento del Paso sea el más adecuado en cada momento.


De las Relaciones Externas.


Regla 69.
El Secretario coordinará las relaciones de la Hermandad con otras Cofradías, Instituciones Públicas o privadas, etc., y actuará como Relaciones Públicas de la Hermandad.


De los demás Diputados.


Regla 70.
De acuerdo con la Regla 52, el Hermano Mayor podrá nombrar hasta tres Diputados que, aunque forman parte de la Junta de Gobierno de la Hermandad, no gozan de misión específica alguna dentro de ella. Desempeñarán aquellas funciones que les sean asignadas por el Hermano Mayor, y, en general, apoyarán en cada caso a éste y a los demás componentes de dicha Junta.


Regla 71.
Los miembros de la Junta de Gobierno guardarán secreto de las deliberaciones habidas en su seno durante los Cabildos, y deberán asímismo mantener la unidad, como signo de la presencia del Señor entre ellos.


Regla 72.
Cualquiera de los integrantes de la Junta de Gobierno podrá recabar de entre los demás Hermanos la ayuda necesaria para llevar a cabo sus tareas, comunicándoselo al Hermano Mayor y quedando constancia de ello a través del Secretario. Así mismo, la Junta de Gobierno podrá demandar dicha asistencia de otros Hermanos, sin que por ello pasen éstos a formar parte de la Junta de Gobierno

 

 

Título IX

De los Cabildos de la Junta de Gobierno y de los Capítulos Generales


1. - Cabildos de la Junta de Gobierno.


Regla 73.
La reunión de la Junta de Gobierno constituida en órgano deliberante y ejecutivo para dirigir, administrar y gobernar la Hermandad con sujeción a estas Reglas se denomina Cabildo de la Junta de Gobierno.


Regla 74.
Se reunirá, con carácter ordinario, al menos una vez al mes, con asistencia del Hermano Mayor, Teniente de Hermano Mayor, Secretario, Ecónomo y dos Diputados.
Podrán celebrarse con carácter extraordinario por decisión del Hermano Mayor.


Regla 75.
El Cabildo estará presidido por el Hermano Mayor, o en su defecto por Teniente de Hermano Mayor, Secretario o Ecónomo, en ese orden.


Regla 76.
En las reuniones del Cabildo de la Junta de Gobierno se tratará sobre la marcha de la Hermandad y sobre los asuntos que se señalen en el Orden del día y se dará cuenta de la resolución tomada para aquellos asuntos que por sus urgencia no podían esperar a la convocatoria de Cabildo.


Regla 77.
Se levantará Acta de cada reunión de Cabildo, reseñando los temas tratados y las resoluciones adoptadas. El Secretario firmará estas Actas con el Visto Bueno del Hermano Mayor.


Regla 78.
La falta de asistencia a los Cabildos ordinarios por parte de algún miembro de la Junta de Gobierno, de forma reiterada y sin la debida justificación, conlleva la renuncia al cargo, por lo que podrá ser cesado por la misma Junta.


Regla 79.
Las reuniones del Cabildo se iniciarán con una oración dirigida por el Hermano Mayor o por el Padre Consiliario, si éste asistiera. A continuación el Secretario leerá el Acta anterior para su ratificación y aprobación. Posteriormente se tratarán los temas del Orden del Día, dirigiendo su desarrollo el Hermano Mayor o quien le sustituya. Al término de la reunión se rezará una oración por los Hermanos difuntos y se levantará la sesión.


2. - Capítulos Generales, Ordinarios y Extraordinarios.


Regla 80.
Una vez al año se reunirá Capítulo General de la Hermandad con carácter Ordinario, previa convocatoria de la Junta de Gobierno y de acuerdo con el Orden del Día estipulado por ésta.


Regla 81.
Para la celebración de los Capítulos, ya sean Ordinarios o Extraordinarios, se convocará a los Hermanos por escrito, expresando Orden del Día, lugar y fecha al menos con 15 días de antelación. La convocatoria será cursada por el Secretario, y en cualquier caso, se atendrá a lo dispuesto en ese momento en la Ley de Asociaciones.


Regla 82.
Podrán asistir, con derecho a voz y voto, todos los Hermanos mayores de edad; los menores tendrán sólo voz (Regla 19) y en ambos casos que no se encuentren incursos en alguna de las sanciones previstas en estas Reglas y estén al corriente del pago de sus cuotas.
El número mínimo de asistentes para poder celebrar el Capitulo será en primera convocatoria del 15 % del total de los Hermanos que reúnan las características a que se refiere el párrafo anterior. En segunda convocatoria bastará la presencia de cinco Hermanos además de los de la Junta de Gobierno.


Regla 83.
Los Capítulos Generales Ordinarios comenzarán con una oración, dirigida por el Hermano Mayor o por el Padre Consiliario o quien le sustituya. A continuación el Secretario dará lectura al Acta del Capítulo anterior, y se continuará con el Orden del Día, terminándose con el capítulo de ruegos y preguntas.
En los Capítulos de carácter extraordinario no se tratará otro tema que aquel para el que se convocó, y no se leerá Acta del Capítulo anterior.


Regla 84.
En el Capítulo General Ordinario tendrá lugar la presentación de cuentas del ejercicio anterior, que se habrán cerrado con fecha 31 de diciembre. Tras lo señalado en la Regla 80, el Ecónomo dará cuenta del estado general de ingresos y gastos que habrá sido aprobado anteriormente en Cabildo de la Junta de Gobierno. Las cuentas serán sometidas a la aprobación de la Asamblea. De entre los asistentes que no pertenezcan a la Junta del Gobierno, podrán designarse dos censores de cuentas, que de acuerdo con el Ecónomo, procederán en 15 días a revisar aquellas, a las que darán su conformidad o señalarán los errores que se deban modificar, en cuyo caso pasarán informe por escrito. Una vez subsanados estos errores se aprobarán definitivamente las cuentas.
Posteriormente el Secretario dará lectura a la memoria del ejercicio anterior, en la cual se dará a conocer toda la labor desarrollada.


Regla 85.
Se convocará Capítulo General Extraordinario siempre que surjan cuestiones que por su relevancia e importancia, excedan a las atribuciones de la Junta de Gobierno. En cualquier caso, se convocará Capítulo Extraordinario por los siguientes motivos:
a) Cuanto lo estime oportuno el Hermano Mayor..
b) Siempre que se trate de la elección de Hermano Mayor o la modificación de estas Reglas.
c) Cuando se trate de modificar el recorrido procesional.
d) Por solicitud escrita de la tercera parte más uno de los Hermanos con derecho a voto, y que reúnan las condiciones citadas en la Regla 82.
e) De acuerdo con la Regla 28 bis
El desarrollo del Capítulo General Extraordinario se acogerá a lo prescrito en la Regla 83.


Regla 86.
El escrito de solicitud a que se refiere el punto d) de la Regla anterior deberá señalar el motivo de la petición como único punto del Orden del Día y estará firmado por todos los solicitantes y acompañado de la fotocopia del D.N.I. de cada uno de ellos.
Recibida la petición, el Hermano Mayor convocará Cabildo de la Junta de Gobierno dentro de los diez días siguientes para estudiar la solicitud, comprobar que reúne los requisitos necesarios, y en su caso, convocar Capítulo Extraordinario en el plazo de los 15 días siguientes. En caso de no proceder y ser denegada la solicitud, se comunicará la negativa y su causa al primer firmante de la misma, que podrá usar de los derechos que le correspondan.


3. - De las Elecciones.

 

Regla 87.
Cada cuatro años se celebrará Capítulo General Extraordinario de Elecciones, de acuerdo con lo dispuesto en la Regla 55, siendo electores aquellos Hermanos que al día de la fecha de celebración del mismo cumplan con lo dispuesto en la Regla 82, y de acuerdo con las siguientes normas:


1. Calendario
a) Con antelación mínima de 30 días respecto a la celebración de las elecciones, el Hermano Mayor convocará mediante citación escrita hecha por el Secretario, a todos los Hermanos con derecho a voz y voto. Igualmente se pondrá en su conocimiento la fecha, lugar y horario en que habrán de tener lugar dichas elecciones.
b) Desde ese momento se considerará abierto el plazo de presentación de candidaturas, pudiendo los Hermanos candidatos, si así lo desean, aportar sus líneas programáticas. Este plazo de presentación será de 20 días improrrogables. Las candidaturas serán entregadas en mano al R.P. Rector del Colegio.
c) Una vez transcurrido dicho plazo de 20 días, el R.P. Rector convocará a la Junta de Gobierno para darle a conocer las candidaturas presentadas y evaluar si los Hermanos candidatos presentados reúnen los requisitos exigidos por estas Reglas.
d) En el caso de que no se hubiera presentado ninguna candidatura, dentro del plazo citado en el apartado anterior, y de acuerdo con la Regla 55, el Padre Consiliario elaborará una terna con aquellos Hermanos que, por su capacidad, amor a la Hermandad o cualquier otra razón él estime como más capacitados. De entre ésta terna deberá el Capítulo elegir a su nuevo Hermano Mayor.
e) En un nuevo plazo de otros 20 días, y cumplido lo señalado en los puntos 1.c) y 1.d) de esta Regla 87, la Secretaría publicará las distintas candidaturas presentadas o la terna propuesta por el Consiliario.
f) Cumplidos todos estos plazos se celebrarán las elecciones dentro del plazo máximo de 20 días naturales.
2. Procedimiento de Elección y Votación
a) La Mesa electoral estará presidida por el Padre Consiliario o por el Hermano Mayor saliente, y si ello no fuera posible, por el miembro de la Junta de Gobierno de mayor edad entre los que no sean candidatos. También formará parte de esta Mesa electoral otros dos Hermanos designados por la Junta de Gobierno, y que tampoco sean candidatos. Se considerará constituida durante el tiempo que la Junta de Gobierno considere necesario, previo anuncio en la convocatoria de elecciones, pudiéndose ampliar o reducir el plazo por acuerdo de la propia Junta.
b) La elección se hará mediante votación personal y secreta, quedando obligado el Hermano elector a identificarse mediante D.N.I. o pasaporte. Se admitirá el voto delegado por escrito, firmado y acompañado de fotocopia del D.N.I. o pasaporte, y se considerará nulo el voto emitido en papeleta que contenga tachaduras, enmiendas o que no se ajuste al modelo oficial.
c) El voto por correo será válido únicamente para aquellos Hermanos residentes fuera de Madrid, o para aquellos casos de fuerza mayor que la mesa electoral considere debidamente justificados, para lo cual el Hermano que desee ejercer esta modalidad de voto deberá solicitarlo mediante escrito dirigido al Secretario de la Hermandad en el que conste el motivo. Este voto deberá ser emitido en la papeleta oficial y dentro de un sobre cerrado que a su vez irá dentro de otro sobre y acompañado de la fotocopia del D.N.I. o pasaporte. En este sobre exterior deberá constar claramente el nombre y apellidos del votante. En cualquier caso, los votos por correo deberán estar en poder del Secretario de la Hermandad al menos 48 horas antes de la celebración del Capítulo. El Secretario levantará acta de los votos recibidos hará entrega de los mismos, sin abrir el sobre interior, al presidente de la Mesa electoral, para que los incluya en el escrutinio. No será admitido ningún voto por correo que no haya sido solicitado previamente.
d) Para el escrutinio se nombrará de entre los Hermanos presentes que no sean miembros de la Junta de Gobierno ni candidatos, el número de escrutadores que la Mesa electoral considere necesario. Realizarán el escrutinio junto con los miembros de las Mesa electoral.
e) Resultará elegido el candidato que obtuviere mayoría simple del total de votos útiles emitidos. En caso de resultar eficaz la elección el presidente de las Mesa electoral así lo proclamará.
f) En caso de presentarse una única candidatura, ésta será directamente proclamada por el presidente de la Mesa electoral al agotarse el tiempo previsto en el apartado 1, párrafos a), b) y c) de esta Regla.

 

 

Título X

De los Títulos y Cargos Honoríficos


Regla 88.
Tienen la consideración de Hermano Mayor Honorario por derecho propio:
• S.M. el Rey D. Juan Carlos I y S.M. la Reina Doña Sofía, que aceptaron este honor siendo Príncipes y en agradecimiento por la concesión del título de Real.
• El Excmo. y Rvdmo. Sr. Arzobispo de Madrid, como autoridad natural eclesiástica de la Diócesis.
• El Rvdo.Padre General de la Orden de las Escuelas Pías, por encontrase esta Hermandad acogida en el seno de la misma.
• Todos los Hermanos Mayores que dejen de serlo.


Regla 89.
La Junta de Gobierno podrá conceder el título de Hermano de Honor a aquellas personas o instituciones que se hayan distinguido por su especial colaboración o servicios prestados a la Hermandad. Este título sólo podrá otorgarse a propuesta de la Junta de Gobierno.


Regla 90.
La Junta de Gobierno podrá conceder el título de Hermano Protector a aquellas personas que a su juicio sean merecedoras de ello por las actividades realizadas en favor de la Hermandad. Este título sólo podrá otorgarse a propuesta de la Junta de Gobierno.


Regla 91.
Los Hermanos Mayores Honorarios, los Hermanos de Honor y los Hermanos Protectores gozan de los mismos privilegios y derechos que los demás Hermanos, pero no de sus obligaciones, aunque pueden seguir con sus donativos voluntarios

 

 

Título XI

De los Recursos de la Hermandad


Regla 92.
Los fondos económicos de la Hermandad se nutrirán de:
1. Cuotas satisfechas por los Hermanos.
2. Alquiler de los hábitos procesionales
3. Las ofrendas que puedan establecerse como estipendio fijo o voluntario por portar durante las Procesiones las Insignias (Estandarte, Guión, etc.) de la Hermandad.
4. Limosnas y donativos recibidos.
5. Subvenciones y ayudas recibidas de Instituciones, empresas o particulares.
6. Venta de estampas, Lotería de Navidad, etc
7. Cualquier otro medio que se considere moral y legítimo, de acuerdo con los fines que persigue la Hermandad y que no suponga desdoro ni deshonor para ella.


Regla 92 bis.
En ningún caso para conseguir fondos económicos se procederá a subastar el porte de las insignias ni los puestos del Paso, así como ningún otro puesto de honor.


Regla 93.
El importe de las cuotas referidas en el punto 1 de la Regla anterior, así como la forma de su cobro, será fijada anualmente por la Junta de Gobierno. Igualmente fijará el importe de los alquileres correspondiente al punto 2.

 

 

Título XII

Reforma de las Reglas, Extinción de la Hermandad y Declaración Final


Reforma de las Reglas.


Regla 94.
Cualquier modificación total o parcial de las presentes Reglas requerirá la previa aprobación por mayoría absoluta de los Hermanos con derecho a voto reunidos en Capítulo General Extraordinario, de acuerdo con lo dispuesto en las Reglas 83, 85 y concordantes. Las modificaciones aprobadas surtirán efecto cuando las mismas sean ratificadas por la autoridad eclesiástica competente.


Extinción de la Hermandad.


Regla 95.
La Hermandad no podrá considerarse extinguida mientras exista al menos un Hermano, al cual competiría el ejercicio de todos sus derechos en la misma.


Regla 96.
En el supuesto de la extinción total de la Hermandad:
a) La propiedad total e íntegra de la Imagen de El Divino Cautivo pasará al Colegio Calasancio. Esta transmisión se producirá previo pago por parte de dicho Colegio del 50% del valor de mercado de la Imagen en el momento de la extinción de la Hermandad. Para calcular ese valor se realizará una tasación por dos peritos designados por la Real Hermandad y Cofradía de El Divino Cautivo y por el Colegio Calasancio (uno por cada parte) que emitirán una valoración de mercado y de ese precio se calculará el 50% que el Colegio Calasancio pagará para que quede así transmitida la total e íntegra propiedad de la Imagen. Este dinero incrementará los bienes a que hace referencia la Regla 96, apartado c)
b) Los fondos de su inventario se invertirán exclusivamente en sufragios por los difuntos de la Hermandad.
c) Los bienes en efectivo se dedicarán a obras de caridad. La Junta de Gobierno de la Hermandad propondrá el destino de esos fondos, que deberá ser ratificado por el Capítulo General Extraordinario.


Regla 97.
Además de lo dispuesto en la Regla anterior, quedarán a salvo los derechos adquiridos por terceros y el cumplimiento de la voluntad de los donantes.


Declaración Final.


Regla 98.
Esta Hermandad se obliga por su índole, a obedecer y acatar los mandamientos, deseos e inspiraciones de Su Santidad el Papa, y a defender las enseñanzas que emanen de su magisterio infalible, así como ofrecer respeto y veneración al prelado de la Archidiócesis de Madrid, acatando las disposiciones propias de su autoridad.


Regla 99.
El Rvdo. Padre Consiliario representa entre nosotros a la autoridad eclesiástica y sus funciones, relación con la Hermandad y cuantas preeminencias le sean debidas a su dignidad, y que se señalan en los Títulos VII y VIII.


Regla 100.
Estas Reglas derogan expresamente los Estatutos vigentes en la actualidad, y entrarán en vigor en la fecha de su aprobación por la autoridad eclesiástica competente

 

 

Disposiciones Adicionales


a) Siendo la Real Hermandad y Cofradía de Nuestro Padre Jesús El Divino Cautivo una asociación de carácter privado, tiene personalidad jurídica propia para comprar, vender, enajenar e hipotecar, sometida únicamente a su Junta de Gobierno.
b) Estas Reglas son las herederas de los primitivos Estatutos de la Cofradía de El Divino Cautivo y a ellos se remiten como su continuación, adaptación y adecuación a los tiempos.

 

Disposición Final


En todo cuanto no esté contenido en las presentes Reglas, la Hermandad se atendrá a lo previsto en el vigente Código de Derecho Canónico, a cuantas disposiciones se dicten por la autoridad eclesiástica competente, y a lo dictado por los usos y costumbres de que somos depositarios.

 

Fueron aprobadas estas Reglas el domingo
1 de junio de dos mil tres, festividad de
la Ascensión de Ntro. Señor
a los Cielos